Sobre el Estudio de Madres COVID

February 10, 2021

El Estudio de Madres COVID fue una encuesta mundial a madres, cuyo objetivo era responder las siguientes preguntas sobre la experiencia en la maternidad de madres infectadas: ¿La separaron de su bebé? ¿Se le permitió permanecer piel con piel dentro de la primera hora postparto? ¿Se le permitió amamantar directamente a su hijo? Además  preguntamos sobre los resultados: ¿Tuvo dificultades para amamantar? ¿Se enfermó su hijo de COVID? Si se enfermó, gravedad de la enfermedad del niño. También queríamos saber sobre los efectos de la lactancia sobre la transmisión viral y la severidad de la enfermedad en lactantes.

Métotodos: Las madres podían participar si ellas o sus hijos presentaron COVID-19, confirmado o sospecha, antes del primer cumpleaños del bebé. Para conocer con certeza como afectó a la madre la experiencia perinatal, las madres no podían contestar la encuesta antes de que su bebé hubiera cumplido un mes. La encuesta estuvo accesible, exclusivamente en línea, del 4 de mayo al 30 de septiembre del 2020 y estuvo disponible en 10 idiomas diferentes. Se preguntó a las madres sobre el impacto psicológico que tuvo sobre ellas la separación de su bebé, para intentar percibir la magnitud del daño a la madre, si lo había, de esta práctica que fue rutinaria durante los primeros meses de la pandemia. El estudio fue revisado por la Junta institucional de Revisores de la Universidad de Harvard y de otras muchas instituciones participantes, El estudio no recibió financiación 

La encuesta se construyó en la Plataforma de Qualtrics con licencia a la Escuela de Medicina de Harvard, y requería a los encuestados entre 3 y 8 minutos para completarla. No todos los participantes veían todas las respuestas. La encuesta era anónima y no se recogió ninguna información identificativa de los participantes, ni siquiera IP o información demográfica. Tan sólo se preguntó por el país de residencia. La encuesta estuvo disponible en inglés, español, francés portugués de Brasil, italiano, alemán, chino, japonés indi y árabe. Los países de la Unión Europea, Reino Unido, Suiza, Noruega, Liechtenstein, e Islandia que se encuentran bajo la Norma General de Protección de Datos, requirieron un proceso de aprobación separado, por lo que los residentes de esos países no pudieron participar hasta el 1 de julio 2020.   Lea sobre el equipo de studio. 

RESULTADOS: La muestra final consistió en 357 madres de 31 países, 129 de las cuales eran madres de lactantes de edad igual o menor a 30 días. La mayoría de los participantes provenían de Estados Unidos, Europa o América Latina. El 7,4% de los lactantes menores de 3 días cuyas  madres testaron positivo para para SARS-COV2, presentaron un examen positivo. Encontramos un riesgo menor, no significativo, para la hospitalización, entre los recién nacidos que estuvieron en habitación conjunta con sus madres, que amamantaron directamente o que experimentaron contacto piel con piel ininterrumpido (p>0.2 para cada uno). Los recién nacidos que no amamantaron de forma directa, no experimentaron piel con piel o no permanecieron en la habitación con sus madres, tuvieron menos probabilidades de ser amamantados en exclusiva en los primeros 3 meses, tras ajustar por síntomas maternos  (p<0.015 para cada uno). Casi el 60% de las madres que fueron separadas dijeron estar “muy estresadas”y el 29% de las que trataron de amamantar no fueron capaces de hacerlo tras reunirse con sus recién nacidos. La presencia de síntomas en la madre predijo la transmisión o síntomas en lactantes de todas las edades (a0R=4.50, 95% Intervalo de confianza (CI): 1.52, 13.25, p=0.006). Los lactantes cuyos nacimientos se vieron afectados  por COVID-19 materna, tuvieron mayor probabilidad de nacer parto vaginal (p=0.05) y de ser separados de sus madres al nacer (p=0.001), que los lactantes que no fueron afectados por COVID-19. Debido a que la muestra del estudio contenía muy pocos lactantes no amamantados, no pudimos encontrar efecto alguno de la lactancia (materna vs artificial) sobre la transmisión viral o la hospitalización en lactantes > 30 días.

Nuestra investigación contribuye a la evidencia emergente de que el contacto piel con piel, la co-habitación conjunta y cerca de la madre y el amamantamiento puede ser segura en las madres infectadas por SARS-CoV-2. Más aun, concluimos que alterar los estándares de calidad, basados en evidencia, del cuidado en la maternidad puede asociarse a daños y ser innecesario.

El estudio fue publicado en una revista peer-reviewed Breastfeeding Medicine el 10 de febrero de 2021. Se presentaron resultados preliminares en la reunión internacional anual de la Academy of Breastfeeding Medicine el 6 de noviembre del 2020; en un seminario sobre COVID y salud de la mujer de la Asociación Italiana de Epidemiología el 3 de noviembre, 2020 y en el Grupo de Interés en Investigación de Alimentación Infantil (CIF-RIG) de la OMS el 3 de diciembre, 2020. Agradecemos a las madres que participaron y a los colaboradores de todo el mundo.

Actualizado el 10 de febrero 2021